socio:     contraseña:     

NOTICIAS

Misión cumplida

26/04/2016  13:00:00  |  Yannick Pichardie
facebook

De regreso a Madrid con la satisfacción de haber cumplido los propósitos fijados: Primero, el de haber cruzado la meta final de la 31 eme edición de la maratón de sables como finisher. El segundo, haber superado con creces las marcas obtenidas hace 3 años situándose en la posición 251/1109 participantes de la general contra 334 /1050 participantes en 2013 y lo más importante, haber disfrutado de la aventura, traerse en su equipaje de viaje nuevas amistades para toda la vida y dar una ejemplo de superación y disciplina a los más jóvenes jugadores que entreno en el Alcobendas rugby.

La prueba empezó el domingo 10 de abril 2016 con una etapa más corta de lo previsto, 34 km pero con 2 ingredientes a tomar en condición: alrededor de una veintena de km de dunas por cruzar, mucho calor y sobretodo un viento fuerte frontal no esperado.

A pesar de la dificultad, se supero bien este primer recogido de adaptación para situarse en la posición 300 y sobretodo no tener las primeras lesiones en los pies.

La segunda etapa es un recorrido más largo, 41.3 km, que se podía correr y sin grandes dificultades, La única pega seguía el calor y el viento de frente propicio a generar mas deshidratación que de costumbre.

Se aprovecho que las piernas respondían para apretar un poco y recuperar algo de tiempo. Posición de la etapa: 267. Había buenas sensaciones y ninguna lesión aparente. De buen augurio de cara a las 3 etapas restantes.

Tercer día: 37.5 km por recorrer – Etapa especial por situarse a la víspera de la grande. Qué hacer? Apretar un máximo  para sacar algo de tiempo a los mejores y arriesgarse de sufrir durante la etapa larga ó tomar la decisión de realizar una carrera conservadora para no tirar mucho de las reservas. Se opto por la segunda opción tratando de tener una carrera cómoda sin perder demasiado tiempo.

La jugada salió bien con una llegada tranquila a meta sin dolor y sin signos de agotamiento.

Posición de la etapa: 318.

Cuarta etapa: Las más temida por los corredores. 84.3 km. Empieza de día y termina de noche con las fuerzas para muchos, más que limitadas.

Se empieza a ritmo un poco más lento que de costumbre  para intentar  alejar el bajón que tendrá que llegar tarde ó temprano. 10 km de carrera continúa  para llegar al primer punto de control y empalmar de forma seguida con montaña. A pesar de un 25% de desnivel en la subida, este obstáculo se pasa bien y permite cruzar el lago salado sin problemas. Todo va sobre ruedas hasta el km 30 cuando empiezan a aparecer los primeros signos de cansancio. El tercer control permite recuperar algo de energía y tiene sus efectos los primeros 5 km siguientes. Km 40, llega el momento de fuerte duda y preocupación. Todo parece difícil y más duro. Planea fuertemente la sombra de 40 km de agonía restantes. El punto 4 llega como una bendición. La pausa dura más de lo previsto, 10 minutitos obligatorios para intentar reponerse. En mi caso fueron una resurrección. A partir de este momento, el cuerpo renace dispuesto a pelear hasta la meta. Los kilómetros empiezan a desfilar y el ritmo a subir de nuevo. Casi unos 40 km a correr sin parar. Los 3 últimos que quedan por cumplir son más difíciles pero la meta está ahí.

Al final, buenas sensaciones. Posición 240 de la etapa. Tiempo ganado sobre los competidores más cercanos y sobretodo, ninguna lesión a declarar en comparación con hace 3 años cuyos pies parecían a unas bombilla encendidas.

La llegada a primeras horas de la noche permitió tener una  día entero de recuperación , vital para la última etapa , la maratón de sables.

Última etapa: Maratón de sables: 42.2 km. Es la etapa deseada por todos los que han resistido a las durezas del desierto por el motivo que es la ultima que queda  por alcanzar antes de poder entrar de por vida en el antro de los 28 000 corredores de todo el mundo habiendo logrado este éxito.

La carrera sale a ritmo muy fuerte y los 25 km primeros pasan con rapidez. Los últimos 17 km se hacen con la ilusión que cada zancada hecha acerca a la meta final.

A pesar de terminar justo de fuerzas, la sonrisa a la llegada borra todos los signos de sufrimiento, dejando lugar a la felicidad y sentimiento de haber logrado algo importante. Superarse a sí mismo por sí mismo.

Posición de la etapa 287.

Etapa charity. Obligatoria para todos los corredores (17.7 km),  se hace de forma tranquila y permite a todos los finishers acercarse unos a otros y realizar así un trozo de camino juntos sin la presión del cronometro.

Para concluir, quiero dar las gracias a mucha gente de nuestro club Alcobendas rugby  (Directiva, jugadores, Sponsor ( Canterburry), amigos y  familias de jugadores) que me han enviados mensajes de apoyos y de ánimos antes de irme para realizar esta prueba mundial ó durante la semana de la carrera. Especialmente muchos padres y jugadores perteneciendo a  la categoría SUB 12 con la cual tengo el honor de entrenar este año. 

Vuestros testimonios de amistad han sido muy importantes durante los momentos duros de la prueba y eso es un lujo.

Ha sido una experiencia de superación fantástica bajo todo los aspectos (deportivos, sociales, compañerismo, humildad, esfuerzos, etc….).

Agradezco a mi familia por haberme sostenido y permitido realizar esta nueva aventura.

Invito a toda la gente del club que quiere vivir unas sensaciones similares, prepararla con conciencia  y hacerla porque, a pesar de las dificultades a las cuales se enfrentaran, las superaran con fuerza y decisión y  no lo lamentara.

Un abrazo a todos y Viva  Alcobendas Rugby

Yannick Pichardie

Noticia: imagen 1 de 1

banners Alcobendas Un modelo de ciudad Fundal Sanitas Kreab GoFit Canterbury Urbaser Urvios/> FUAM