socio:     contraseña:     

NOTICIAS

Los 2005 de Alcobendas se proclaman Campeones de España por vez tercera

27/05/2015  10:00:00  |  Peter Boland
facebook

Para este equipo, la temporada 2013-2014 no supuso la vuelta a los campos del Pepe Rojo donde hemos disfrutado tanto en el pasado sino una aventura a las tierras galas de Auch para probar suerte contra rivales lejanos y, de paso, evitar repetir la experiencia del 2012 cuando, siendo los pequeños de la categoría nuestros guerreros no pudieron contra los chicos más grandes y lo pasaron mal física y emocionalmente.

Este comentario no es anecdótico porque el ranking que se utiliza para configurar la lista de cabezas de serie y el correspondiente reparto de equipos en los diferentes grupos de competición se basa en el resultado del año anterior. Al no figurar en el ranking, la suerte hizo que nos encontráramos no sólo con dos “pesos pesados”  nacionales en el Grupo A sino la apertura del torneo contra un rival histórico y finalista del 2013, el VRAC. Con un sistema de competición diferente al de otras temporadas – normalmente se juegan liguillas el sábado para pasar a la fase de eliminatorias y finales el domingo – el primer partido suponía un posible mal trago y la eliminación inmediata de los torneos de Oro y Plata. Quizá la FER haría bien en volver al sistema de toda la vida para que el domingo los equipos puedan jugar en el nivel que les corresponde después de haber mostrado su calidad en liguillas. Los partidos tenían una duración de 16 minutos en un único tiempo sin descansos. Toda esta información nos llegó el jueves antes de la cita. ¡Qué nervios!

Aun así, acudimos de nuevo a Valladolid con las mismas sensaciones del 2013, recientemente coronados como campeones de Madrid, con unos resultados muy interesante en el torneo internacional de Frankfurt y con mucha ilusión. Una vez más, ante las buenas perspectivas de éxito, había que gestionar las expectativas para el torneo (sobre todo en el caso de los padres) y centrarnos en lo importante: buen juego, diversión y la culminación de una temporada muy bonita. No nos acompañó Santi – baja en el último momento debido a una maldita varicela – y Guille, generoso como siempre, pasó a formar parte del conjunto 2006 para suplir la sensible baja de Adrían.

Arrancamos la primera jornada con el mismo rival que en la final de hace dos años - el VRAC Azul. Esta temporada, nos habíamos cruzado sólo una vez con el “Quesos” en el torneo internacional de nuestro club. Acabó el partido con un ensayo de oro por parte del conjunto vallisoletano para desempatar el marcador de 0-0 después de haber jugado el tiempo reglamentario con gran igualdad. ¡Vaya forma de empezar el torneo! Una eliminatoria a muerte súbita contra el rival más fuerte de la competición. Después de un calentamiento largo y serio, nos presentamos en el campo y aguardamos al equipo quesero. Colocamos el equipo titular “de gala” y Hugo, como capitán, ganó el sorteo para elegir campo y evitar el sol matinal que encandilaba.

Sonó el silbato del árbitro, y el Quesos sacó la pelota y empezó un dominio del balón importante. Durante varios minutos, bien por la buena conservación quesera o bien por fallos de manejo nuestro, el VRAC nos tuvo contra las cuerdas de forma permanente. A continuación de un robo del balón en una melé nuestra, la línea rival rompió por fin nuestra defensa con buenos apoyos y marcó el primer ensayo. 5-0 en el minuto 6 del partido.

El equipo granate no andaba fino: balones adelantados, golpes tontos en los rucks, fuimos tres jugadores a coger una patada con choque entre dos de ellos e incluso nos pitó el árbitro (correctamente) una pantalla en una jugada estratégica porque no estábamos coordinados. Nos costaba mantener la posesión y la defensa rival era contundente. Finalmente, después de hilar cinco o seis fases de posesión, la línea de tres-cuartos del Quesos nos movió de un lado del campo al otro antes de posar en la esquina. 10-0 y corría el minuto 9.

Los próximos 3 minutos fueron una batalla con imprecisiones por ambas partes dentro de un nivel de exigencia máxima. Nos acampamos en su línea pero nos encontramos con una defensa segura y que aprovechaba el balón para despejar su zona de ensayo mediante patadas y contrataques bien montados. Confieso que temía mucho que nos quedáramos sin tiempo para remontar y el reloj corría más rápido que nunca. Aun así los de granate nunca se rindieron.

En una de las patadas de despeje del rival, Claus cogió un balón difícil y buscó espacio en la banda para atacar. Fruto de las últimas semanas de trabajo con la línea por parte de Nico Infer padre, Nacho, que había bajado a apoyar a Claus pidió una cruz e hizo el movimiento para pisar adentro. Claus aprovechó este movimiento que había fijado al ala quesero para amagar y tirar una carrera por la banda y marcar el primer ensayo granate. 10-5 y minuto 13. ¡Vamos!!!

El Quesos sacó el balón de inicio y se encontró con un placaje demoledor de Hugo. Pescamos el balón y montamos un ataque por la izquierda antes de cambiar el sentido de juego. Miguel pasó el balón a Gonzalo que se encontraba con un 3-contra-3. Con Hugo y Nacho fuera esperando el balón. Nuestro apertura tiró un amago de escándalo que “compró” la defensa del VRAC y Gonzalo cruzó la línea de ensayo para empatar el partido. Minuto 14: 10-10.

El rival, notablemente en shock por la mini-remontada, volvió a sacar el balón a la derecha y se encontró con otro placaje ganador que nos permitió recuperar el balón de nuevo. Montamos un ataque por la derecha con Dani y Claus antes de reciclar el balón en un ruck y abrir el juego hacia la izquierda. Nico metió la directa y fijó la defensa para dejar un 2-contra-1 en la banda. Hugo decidió tomar la iniciativa y arriesgó para chocar contra el último defensor pero afortunadamente con éxito para posar nuestro tercer ensayo. 10-15 en el minuto 15. ¡En menos de dos minutos habíamos marcado tres ensayos!

Sólo hubo tiempo para una última jugada quesera que encontró por tercera vez otro placaje ganador y un balón adelantado. Se terminó el partido. Con un gran sentido de alivio por nuestra parte y gran dolor por parte de los chicos del VRAC se formó el pasillo para aplaudir el espectáculo rugbístico vivido. Por primera vez en la historia, se había jugado la gran final como partido de apertura del torneo y el perdedor, en este caso el VRAC, entró en la competición de bronce y “pasearse” ante rivales muy inferiores. Una pena.

En los minutos posteriores, todos los presentes nos frotamos los ojos como si de un sueño nos despertáramos. ¡Qué proeza! ¡Qué ejemplo de resistencia y de personalidad! Un equipo cualquiera hubiera tirado la toalla pero el conjunto del Alcobendas mostró una madurez impropia de su edad y remontaron el partido en tan sólo dos minutos. ¡Increíble!

En el segundo encuentro supuso enfrentarnos al Ciencia de Sevilla que había vencido al Arroyo, un equipo vallisoletano menor.  El Ciencias es un equipo grandote sin mucho despliegue de juego pero muy serio en todo lo que hace. Pusimos a Joaco en la banda para dar descanso a Miguel y ganar en estatura. Los primeros compases del juego eran imprecisos por ambas partes pero en seguida el equipo granate se puso a trabajar e imponer su juego. Después de una recepción de una patada alta del Ciencias, el impecable Claus montó un contrataque que dio lugar a varias fases de conservación del balón donde movimos a la defensa hacia un lado para cambiar el sentido de juego y terminar con un ensayo bonito mediante una la cruz entre Claus y Nacho, que posó el 5-0. Minuto 2

Dos minutos más tarde, la presión granate surtió efecto y recuperando el ovalo antes de hilar un par de fases verticales, culminando en la jugada de Marcos que hizo un “pick&go” y se lanzó para posar el balón y marcar el 2-0. Minuto 5.

El Ciencias apretó más y lanzó todo lo que podía con un ataque muy vertical. La defensa granate se mantuvo firme y después de recuperar el balón a escasos metro de nuestra línea, Nico metió una patada profunda y rasa en la esquina contraria. En la carrera por el ovalo, Juan siguió la jugada y placó al defensor en el momento que cogía el balón en su propia zona de ensayo. En ese contacto el rival “escupió el ovalo para que Hugo, que iba en apoyo, posara sin oposición. Minuto 7 y 15-0.

En el minuto 10, aprovechamos una melé a unos metros de la zona de ensayo sevillana para ejecutar una jugada estratégica a la perfección para que Hugo marcara se segundo ensayo. 20-0. El quinto y último ensayo llegó después de absorber la presión del rival y montar un contrataque entre Nico, Eugenio y Bernardo para que Gonzalo entrara por la banda marcando el 25-0. Ya estábamos en la competición de Oro.

Para el último partido previsto del día, empezamos un triangular entre los ganadores de la fase de eliminatorias de los Grupos A, B y C. El primer rival, nuestros vecinos y subcampeones de Madrid, el Liceo Francés. A estas alturas de la temporada, los dos conjuntos se conocen tan bien que sólo había que ser fieles a un estilo que tanto nos había servido: mezclar el juego vertical con aperturas inteligentes que aprovecharan los huecos conseguidos al concentrar a la defensa en el centro del campo.

Los dos primeros minutos vieron un toma y daca entre los dos equipos hasta que el equipo azul se zafara de un placaje por la banda para correr hacia nuestra zona de ensayo. Nos salvamos del ensayo gracias a Bernardo y su gesto técnico perfecto -  la zancadilla francesa – que, por desgracia resulta ilegal en esta categoría pero nos costó sólo un golpe de castigo y no un ensayo de castigo que hubiera sido más justo.

Después de aguantar los ataques liceístas, finalmente Nico pudo meternos en territorio rival y hacer presión sobre el rival. En un momento de despiste de la defensa, Claus aprovechó un mal pase para correr por la banda y abrir el marcador. Minuto 3 y 5-0. Un minuto más tarde, Claus hizo una réplica de la primera jugada y volvió loco al rival antes de posar su segundo ensayo:10-5. El Liceo intentó con toda su artillería penetrar nuestra defensa pero los del Alcobendas trabajaron muy duro para rechazar los ataques una y otra vez. El tercer ensayo vendría de la mano del siempre activo Nico que le quitó el balón al adversario para correr la banda y posar sin oposición en el minuto 6: 15-0.

En los minutos posteriores, vimos un juego impreciso generalizado. Entre la ansiedad del rival por remontar y las manos temblorosas del pobre Miguelón que no acertaban al agarrar dos pases de ensayo en la misma línea de ensayo, no había forma de puntuar. Entraron Juan, Jota y Joaco para dar aire al equipo y trabajaron duros en defensa – una mejora sustancial de los tres. Al final, Hugo tiró de su repertorio de jugadas para posar el cuarto y último ensayo del partido. 20-0.

Resumen de la primera jornada: muchos nervios ante rivales muy potentes y muchas imprecisiones en general. Habría que tranquilizar a los chicos para el domingo y centrarles en lo básico del juego – una defensa férrea y más orden en ataque.

A las 08.45 del domingo, empezamos el calentamiento mental y físico para afrontar los dos partidos determinantes. En primer lugar, el segundo partido del triangular contra el VRAC B y, si ganábamos, pasaríamos a la gran final contra el ganador del encuentro entre el Salvador y el Sant Cugat.

A las 9.30 aguardamos al rival y aunque se trataba del segundo equipo del VRAC, no podíamos salir pensando que sería fácil. El mensaje era claro: marcar la diferencia mediante la “marea granate” e imponer nuestro ritmo de juego. Así fue. Nada más comenzar el partido, el Alcobendas fue un verdadero rodillo y después de un placaje brutal de Gonzalo, Nico recuperó el balón para fijar la defensa y pasar a Nacho para abrir el marcador con apenas 15 segundos transcurridos.

La contundencia de nuestra defensa era máxima y los ataques fueron devastadores. Fueron cayendo los ensayos: una cruz falsa permitió meter a Miguel por la banda (¡por fin Miguelón!); luego Hugo; Miguelón por una segunda vez; Nacho de nuevo y cuando Hugo se fue solito por la banda habíamos marcado los 6 ensayos, el marcador máximo oficial se quedaría en el 30-0. Sólo habíamos visto 10 minutos de acción así que el entrenador rival accedió a jugar el partido entero. No sirvió de mucho ya que la marea granate mantuvo el marcador del rival en cero y encima Eugenio pudo lucirse escapando por el centro para marcar el último ensayo del partido.

¡Ya estábamos en la final! La espera de más de tres horas se hizo eterna. Aprovechamos el paréntesis para analizar al rival más probable, el Sant Cugat, que no tuvo problemas en despechar a El salvador y al Majadahonda con un juego rápido y ágil de la mano de nuestro querido ex – Nico Galí.

A las 13h nos recogimos para empezar el calentamiento y prepararnos mentalmente para la gran final. Los chicos estaban callados – siempre buen síntoma – y las instrucciones eran cortas y concisas: nuestra defensa sería nuestra “tarjeta de presentación” y el ataque se basaría en no improvisar sino jugar a lo que sabemos hacer. Fuimos andando desde nuestro punto de concentración hasta el Campo #3 para esperar al Sant Cugat.

Después de ganar el sorteo por quinta vez consecutiva – Hugo ¿cómo lo haces? – renunciamos al balón y elegimos campo. Cuando el árbitro señaló el comienzo del partido, el “SantQ” movió el balón por la línea pero ni llegó a cruzar la línea de ventaja antes de recibir placajes granates en la banda. Primer “recado” dejado.

Cuando atacamos, lo hicimos con buen manejo del balón de forma muy vertical y solo un par de recuperaciones y patadas in extremis por parte de la defensa sancugatense en su propia línea de ensayo evitó que posáramos el ovalo. Nuestra persistencia tuvo su fruto, no obstante, y en el minuto 4, Claus montó su enésimo contrataque del torneo para montar el ruck y permitir que Gonzalo abriera a Dani quien posó el balón. 5-0

El conjunto catalán intentó penetrar nuestra defensa pero no había forma. Recuperamos el balón y nos pusimos en su campo para apretar al máximo. Después de dos ataques infructuosos – un avant y otro balón sin posar de forma correcta – finalmente logramos placar al pateador en la base de la amelé y Marcos saltó para posar el balón. Minuto 7 y 10-0 a favor.

La presión en todas las facetas del juego era enorme. Llegamos a cruzar la línea de ensayo de nuevo en el minuto 10 cuando Nico – siempre pillín – se zafó de la defensa para posar al lado del ruck. 15-0.

Los últimos 4 minutos del partido vieron al Sant Cugat volcado para marcar el ensayo de honor y un gran Alcobendas, con todos los no titulares en la cancha, defendiendo como si su vida dependiera de ello. Tuvimos alguna ocasión adicional para marcar un cuarto ensayo pero la ansiedad nos pudo y dejamos el balón al rival, que, a su haber, nunca bajó los brazos en ningún momento. Cuando sonó el pitido final, se estalló la felicidad. ¡Habíamos ganado!!!!

El equipo, guardando las formas como siempre, hizo el pasillo al rival y formó el corro para escuchar los comentarios de los entrenadores antes de pegar su grito de guerra y aplaudir a la grada. Igual que hace dos años, lo que pasó a continuación fue una “comunión” de entrenadores, padres e hijos, con muchas lágrimas y abrazos muy sentidos. No sólo habíamos ganado todo, la calidad exhibida y la forma de ganar había seducido a todo el mundo.

Ya he dicho muchas veces que la grandeza de estos niños guerreros no sólo reside en sus habilidades técnicas sino su sentido colectivo de apoyo mutuo, de sacrificio y de compañerismo, y el respeto hacia el juego, el rival y el reglamento - valores fundamentales en la vida.

De todo lo ocurrido, y teniendo la controversia sobre la organización del torneo y el sorteo correspondiente, me quedo con dos imágenes: los chicos del VRAC coreando “Alcobendas” en la final para apoyarnos y el intercambio de camisetas entre nuestros granates y los jugadores queseros, felices de llevar el escudo de su rival y sus amigos. ¡Toda una lección!

Quisiera dar la gracias a todos los padres por vuestro apoyo incondicional. En especial, quisiera mencionar a Bernardo (padre). Su labor detrás de la cámara nos ha hecho disfrutar a todos pero para mí ha sido de gran utilidad a la hora de analizar el juego de nuestros campeones y sus principales rivales. ¡Enorme Berni!

El equipo técnico de la categoría: Eugenio, Luisfer, Jorge, Jorge, Perico y Raul. Gracias por vuestro trabajo e ilusión.

Nico – un placer llevar el peso del trabajo contigo. Eres una inspiración permanente.

Ivonne, nuestra sufrida delegada, eres una maravilla por aguantarnos con una sonrisa siempre.

Pero sobre todo, quisiera agradecer a los jugadores del 2005 por volverme loco y a la vez devolverme todo el cariño del mundo.

Somos campeones de España por tercera vez ¡Casi nada!

Peter

Entrenador feliz de los 2005

Jugadores:

1.    Dani Velasco

2.    Bernardo Canales

3.    Marcos Pérez

4.    Nico Infer

5.    Gonzalo Otamendi

6.    Hugo Pichardie

7.    Miguel Bonilla

8.    Ignacio Fernández

9.    Claus Biernoth

10. Eugenio Martínez

11.  “Jota” Navarro

12. Juan de Lorenzo

13.  Joaquín Esparza

Guille Perea – jugó con los 2006

Santiago Castaños  - ausente por lesión

REVIVE LA FINAL DEL CAMPEONATO DE ESPAÑA: VIDEO

Los 2005 de Alcobendas se proclaman Subcampeones en Frankfurt preparando el Campeonato de España

En los últimos 12 meses, los 2005 ya han conocido la experiencia de una gira internacional por partida doble: el torneo internacional de Auch (Francia) en mayo y un partido de excepción contra Ammanford (Gales) aprovechando el viaje para ver el encuentro amistoso entre Gales y Nueva Zelanda. En ambos casos los de granate dejaron el listón altísimo y no había que esperar menos en esta ocasión a pesar de la dimensión del evento – 24 equipos en su categoría – y la calidad que se espera de clubes procedentes de Francia, Inglaterra y una presencia nutrida del país anfitrión. Con un programa de actividades preparado y una organización impecable – cortesía de Claus – fuimos rumbo a la capital de Hesse con grandes esperanzas de realizar un buen papel. El torneo se jugaba bajo el reglamento alemán – no el del IRB – con novedades importantes para nuestros chicos como la ausencia de la melé, la imposibilidad de hacer uso del hand-off – elemento clave en el desarrollo de la segunda jornada del torneo - y un campo mucho más estrecho y más largo para dos equipos de 8 jugadores cada uno.

Después de realizar una inspección matinal de la calidad del servicio de transporte urbano municipal – sorry Claus no podía pasar del detalle que demuestra que al final eres humano y hay imprevistos que se te escapan ;) – por fin llegamos a las magníficas instalaciones del SC Frankfurt 1880 y bajo un sol espléndido nos pusimos a calentar.

Arrancamos el torneo ante el Gent (Gante en castellano) procedente de la misma ciudad, capital del Flandes Oriental. Al ser un equipo desconocido, no quisimos arriesgar nada y pedimos a los chicos máxima intensidad desde el primer momento. Quizá nos pasamos con las instrucciones porque con tres placajes contundentes  y una buena limpieza de un ruck, el “rodillo granate” dejó a 4 contrincantes en el suelo sin poder levantarse. Cierto es que el equipo belga tenía a chicos del 2006 entre sus filas, pero eran la actitud y la buena técnica del Alcobendas el motivo principal de su superioridad. El árbitro nos pidió “suavizar” los placajes y accedimos pidiendo calma a nuestros chicos y retirando los jugadores físicamente más potentes. Los ensayos fueron entrando a un ritmo de uno por minuto y el resultado de 60-0 indica la abrumadora diferencia entre los dos equipos. Con una mirada incrédula de los espectadores y los organizadores, nuestros “españolitos” dejaron su pica en Flandes – nunca mejor dicho – dejando clara su intención de jugar un rugby contundente y vistoso.

El segundo adversario – Union Sportive Olympiades Massif Central de Paris (USOMC) – empezó con ganas pero los chicos de Alcobendas volvieron a marcar un ritmo y una intensidad muy superior al contrincante y se impusieron con mucha facilidad. Al ver tanta diferencia de calidad, intentamos aprovechar la ocasión para pulir jugadas estratégicas e intercambiar posiciones en el campo. Santi, Eugenio, Juan, Joaco y Jota pudieron sumarse a la fiesta con placajes, asistencia y ensayos. Resultado: 50-0.

Tomamos nuestro almuerzo y disfrutamos el tiempo primaveral que nos brindaba Frankfurt.

El tercer encuentro nos ofreció la oportunidad de tomar contacto con el rugby alemán en forma del segundo equipo del anfitrión SC Frankfurt. A diferencia de los dos contrincantes anteriores que buscaban abrir el balón, nos enfrentamos con un rugby más rudo, más directo donde chocar y penetrar la defensa era el objetivo. Se ve que no contaban con la marea granate y sacamos el rodillo para meter 60 puntos a cero por segunda vez en la jornada. Poco a poco tanto los entrenadores como los espectadores empezaban a acercarse a nosotros para interesarse por el rugby español y felicitarnos por el rugby tan ordenado y técnico que exhibíamos.

Nos retiramos para aguardar el último partido del día buscando contra el Germania List – un equipo de Hanover físicamente más grande que el nuestro y que había despachado a sus rivales también con bastante facilidad.

Si teníamos alguna duda sobre el partido, se disipó en seguida ya que mandamos en el juego desde el primer momento. Nuestra conservación del balón era excelente y movimos el ovalo de un lado a otro para encontrar el espacio y marcar dos ensayos en la esquina en dos minutos – primero Dani y luego Claus. En defensa, una vez más, la contundencia de la marea granate repeló a los “gordos germanos” y llegamos al descanso con otro ensayo, esta vez gracias a una recuperación del balón y buenos movimientos en la línea que permitieron una escapada de Gonzalo. Marcador 15-0.

En la segunda parte, defendiendo el primer ataque rival, Nico cogió un alemán que le doblaba en peso y altura y le metió encima de un hombro y corrió unos metros hasta empotrarle en el suelo – jugada reminiscente del viaje que George North de los British Lions le metió al ala australiano Israel Falau https://www.youtube.com/watch?v=KHul4e-wtYM. La presión granate acabaría con una recuperación del balón y un ensayo en la esquina del mismo Nico.

Empezamos a desplegar un rugby de mucha calidad en cuanto a la conservación y el manejo del balón y no nos relajamos en ningún momento. Primero Hugo, luego Nico y al final Gonzalo - con una muy buena asistencia de Miguelón - cruzaron la línea de ensayo rival dejando el marcador con una victoria convincente de 35-0.

Balance de la primera jornada: presencia ganada en el campeonato de Oro con un rugby muy completo en todas facetas y 205 puntos a favor sin respuesta por parte de los rivales. En el tercer tiempo seguimos recibiendo felicitaciones por doquier y más de una cerveza se tomó a la muy buena salud de nuestros 2005.

Bajo un chirimiri digno del mejor clima británico según el sistema de megafonía, a las 09.45 del domingo empezamos el calentamiento mental y físico para afrontar la fase eliminatoria. En cuartos de final, nos esperaba el primer equipo del club anfitrión –SC Frankfurt - y el campo lleno de espectadores y, curiosamente, linieres corriendo por la banda por primera vez – medida que se suele reservar para la final. Claramente se habían fijado en nuestro estilo de juego y ahora empezaría el torneo de verdad para nuestros chicos.

Como es habitual, formamos la línea de todos abrazados en un gesto de un equipo que quiere mostrarse como tal. Sabíamos que el grado de contacto e intensidad sería mayor y noté en las miradas del equipo que la motivación era máxima.

Cuando el árbitro señaló el comienzo del partido, lanzamos el primer ataque que el Frankfurt supo contener con toda su artillería. Pasaron más de tres minutos de toma y daca con ambos equipos defendiendo con gran intensidad hasta que una recuperación de Hugo permitió que la línea abriera el balón hasta el ala izquierda donde Claus se zafó de su rival y corrió medio campo para posar el primer ensayo. Siguieron 3 minutos de mucha intensidad, y algo de imprecisión debido a la dificultad de manejar el balón húmedo, donde ambos equipos probarían sin éxito cruzar la línea de su contrincante. En el descanso 5-0.

En la segunda mitad, el primer ataque de los alemanes su jugador más grande y el balón que portaba volaron por los aires cuando Dani le metió un placaje espectacular. En las juagadas posteriores, seguimos la tónica de ofrecer una defensa infranqueable con Ignacio y Bernardo sumándose a la fiesta. Estuvimos varios minutos con los germanos encampados en nuestra línea de ensayo pero una y otra vez nuestros guerreros cercenaban las ambiciones del rival.

Volvimos a ver el mismo patrón que la primera parte con varios minutos de intercambios de ataque sin definición posible hasta que el Alcobendas logró hilar varias fases de posesión con un buen trabajo en los rucks para que Gonzalo abriera un hueco para Dani que penetró la línea rival con la última jugada del partido. Resultado final: 10-0

En la semi-final, cruzamos sables con el Boitsfort, un conjunto de Bruselas y uno de los principales clubes de Bélgica. Nos enfrentábamos a un equipo similar al nuestro: no muy grande pero combativo, ordenado y habilidoso. No obstante, los primeros minutos fueron muy imprecisos con balones adelantados y pases mal dados. Una intercepción supuso una escapada que acabó en ensayo granate pero fue anulada la jugada por motivos que sólo sabrá el árbitro.

El juego seguía con muchos fallos de manejo y el conjunto belga estuvo a punto de ensayar después de haber aprovechado un hueco en la defensa – menos mal que Nico estuviera tan pillín como siempre robando el balón al rival en la nuestra misma zona de ensayo. Llegamos al descanso con un 0-0.

En la segunda parte, la tónica general del partido siguió igual. Ningún equipo fue capaz de abrir el marcador gracias a defensas bien colocadas y la falta de conservación del equipo atacante. El Alcobendas intentaba llevar la iniciativa pero los apoyos no llegaban y las líneas de ataque no eran definitivas. Los belgas pateaban para despejar su territorio y Claus estuvo soberbio bajo los balones altos lanzando contraataques peligrosos. Pasaban los minutos y seguíamos acampados en la línea rival. La gente se preguntaba por el reglamento y cómo se resolvería un empate cuando por fin logramos fijar la defensa con una jugada estratégica. Cambiamos el sentido de juego para que Claus se zafara de sus marcadores y cruzó la línea para posar el balón. No hubo tiempo para más. Resultado final: 5-0

El PUC (Paris Université Club) resulta ser una de las escuelas de rugby de mayor éxito del país galo. Les habíamos “fichado” en la otra semi-final y tenían tamaño, velocidad y mucha habilidad. No sería fácil y encima no pitaba “el melenas” – el entrenador del Frankfurt que había mal digerido la derrota infligida por los nuestros. Su primer acto antes de empezar era llamarme la atención sobre las infracciones “habituales” del Alcobendas y su tolerancia cero al respecto – un presagio de lo que vendría a continuación.

Sacaron el balón los parisinos y encontraron un muro enfrente. Pero en cada ruck el árbitro logró ver infracciones granates varias y fuimos perdiendo territorio de forma sistemática. Después de tres minutos sin oler el balón, nuestra defensa se durmió y un ala francés rapidísimo se coló por la banda para abrir el marcador: 0-5.

Nuestra respuesta fue tan épica como infructuosa. La defensa rival se colocó bien y forzó errores de manejo del balón y no pudimos disfrutar las fases de posesión granate tan habituales. Nuestros chicos se pusieron nerviosos y empezaron a lanzar ataques individuales, sin los apoyos necesarios, y con tomas de decisión algo cuestionables – ojo que la mayoría de los chicos no llega a los 10 años de edad pero ya comienzan a tener criterio. Mientras tanto, el “melenas” siguió con su espectáculo particular castigándonos por cualquier infracción y una tolerancia sospechosa hacia el equipo galo. Claus, una vez más, hizo de las “suyas” y se fue por velocidad por la banda para posar pero el linier indicó que había pisado la banda y fue anulada. Llegamos al descanso con el marcador a  0-5 y quizá con nerviosismo en demasía. Pedimos calma y paciencia a los chicos, confiando en su calidad para darle la vuelta a esta tortilla francesa.

La segunda mitad fue un calco de la primera parte en cuanto al juego se refiere pero la intensidad de nuestras jugadas crecía con cada pitido del árbitro, que castigó de forma severa cualquier gesto nuestro. Más de cinco veces nos pitó por sacar la mano (hand-off) – un instinto muy difícil de evitar después de años de su práctica  mientras los parisinos juagaban con mucha más libertad con el mismo gesto. Golpe sobre golpe, fuimos perdiendo paciencia y orden. Faltando un minuto, después de una jugada estratégica, rifamos un balón en un intento de marcar un ensayo a la desesperada para ver como su defensa interceptaba el balón para correr el largo del campo y marcar el segundo y definitivo ensayo. 0-10.

Sin duda alguna, la grandeza de estos pequeños guerreros no reside sólo en sus habilidades técnicas, en la orden de juego y la intensidad física empleada. Más importante para mí es su sentido colectivo de apoyo mutuo, de sacrificio y de compañerismo, y el respeto hacia el juego, el rival y el reglamento - valores fundamentales en la vida. La prueba definitiva de ello fue en el corro pos-partido. Santi pidió la palabra y nos dejó atónitos y emocionado cuando en medio de los llantos de todos, nos brindó: “No lloréis por haber perdido la final. Llorad por haber llegado a ella”.

Aplaudimos a los padres, abrazamos a las madres – en su día – y nos fuimos a recoger el trofeo de SUBCAMPÉON del torneo que han bautizado como el “campeonato no oficial de europa”. ¡Casi nada!

Noticia: imagen 1 de 3Noticia: imagen 2 de 3Noticia: imagen 3 de 3

banners Alcobendas Un modelo de ciudad Fundal Sanitas Kreab GoFit Canterbury Urbaser Urvios/> FUAM